Buscando vida

venezuela-bandera

 

Por: Cecilia López

La semana pasada cuando ingresé al carro del Uber que había solicitado, me di cuenta que el conductor tenia un acento diferente y por supuesto que no tarde en preguntarle de que país era. Resultó que era de Venezuela, y durante los diez minutos de viaje logró darme una pequeña pincelada de lo que el percibe que los venezolanos se encuentran viviendo gracias al Gobierno de Nicolás Maduro.

Me explicaba que la gente hace filas que pueden durar todo el día para poder llevar comida a sus hogares. Los productos de belleza es lo único que se puede encontrar en los supermercados, pero los productos básicos como el arroz, frijoles, medicinas, papel higiénico y toallas sanitarias son escasos.

Además me informaba que hasta los de la clase alta del país se habían visto afectados, nadie se salva de las tinieblas de Maduro. Los únicos que no se vieron afectados económicamente fueron los de la “clase especial”, personas cercanas al chavismo que crearon su imperio gracias al Gobierno.

El conductor me comentaba que había dejado todo en su país, parte de su familia, su propia empresa, su casa, su carro y demás. Yo, de las manera mas inocente, instintivamente le respondí con un: “Literalmente dejó su vida en Venezuela”. Los gestos de su cara cambiaron inmediatamente y él me respondió con una oración a la cual no le pude ni aportar un comentario. Sin dudar me dijo: “No, la vida en Venezuela ya no existe, yo vine a Costa Rica a buscar vida.”

No entiendo. Simplemente no puedo entender como una persona como Maduro y su equipo de Gobierno pueden estar felices y orgullosos en el mandato, si lo único que pueden ver en las calles son caras largas y personas con hambre y sed de volver a sentir la vida.

En Venezuela las protestas continúan y se multiplican cada día y la exigencia de alimentos, medicinas e incluso seguridad no cesan ni deberían cesar. A menos divisas, menos importaciones, y este país sudamericano compra casi todo lo que consume, por lo que el resultado es que la inflación sube, los salarios se hunden, hay hambre y crimen.

Es irónico que un país con tierras tan ricas que contienen numerosas reservas petroleras contenga tanta injusticia social. Represión es la palabra que mejor definiría al estado de Venezuela en este momento.

El derecho a la vida de todos los venezolanos esta siendo violado. Sin embargo ellos conocen otra realidad a la que viven, no pierdo la esperanza a que el pueblo se una y se levanten como uno solo contra los políticos que dirigen al país para poder sentir la vida una vez mas en sus tierras.

 

Acerca de Cecilia López

Cecilia López
Estudiante de Periodismo, apasionada por los idiomas, fotografía y deportes. Me gusta contar historias y aprender cosas nuevas constantemente.