Las mujeres andan cuchillos

  • “Uno me agarró por detrás, me tapó la boca, me puso un cuchillo, me metió a un lote e intentó abusar de mí. Compré carro.” – Tera Wrey

Por: Brenda Alfaro

Este fue el título que utilizó Natalia Briceño, una de las tantas costarricenses cansadas del acoso, pero que esta vez decidió hacer algo al respecto. 

Desde que se pasó a vivir al centro de San José, Natalia empezó a notar muchas situaciones repetitivas, cada vez que le tocaba caminar sola por las calles  trataba de verse masculina, caminaba rápido y por la orilla de la carretera. 

Las miradas a cada lado de la acera no cesaban, el miedo se desataba tras todas y cada una de las figuras masculinas que caminaban a su lado, ya fuera un sábado por la mañana como un viernes por la noche. 

Y el salir de la casa con labial puesto simplemente no era una opción, por lo que caminaba quitándose el maquillaje con la manga del suéter, y con un lapicero en el pelo “por aquello”. 

“Por fuera voy jachuda, mal encarada, pero por dentro voy: No me hable, no me viole no me hable, no me viole”. 

El acoso callejero es algo con lo que todas las mujeres del mundo lidiamos constantemente, el problema está en la poca consciencia que hay al respecto, en este caso en Costa Rica. Muchos de los hombres que acosan no han recibido nunca un no como respuesta, sino solamente miradas bajas y cabezas sumisas, otros se han sorprendido con mujeres dispuestas a defenderse, con gases pimienta en los bolsos, cuchillos o simplemente una voz alta y segura, enseñándoles que las mujeres sí sabemos defendernos, y que no, el acoso no es tolerable. 

Por estos casos de acoso Natalia decidió preguntarle a las demás ticas qué hacen ellas ante estas situaciones de opresión, que por años han sido “alcahueteadas” por el machsimo escondido detrás de una presunta costumbre de mujeres calladas y “aguantonas”. 

Los siguientes son solo algunos de los comentarios expresados por muchas mejores cuando se les menciona el tema del acoso callejero. 

“Yo soy de las que camina rápido y habla casi gritando, no sé porqué pero me da la sensación de una mini seguridad” – Gabriela Fonseca 

“Una cuchilla retráctil en la mano y quién me pase cerca siempre me le quedo viendo a los ojos”- Mariana Blanco 

“También me pasa que si voy por la calle sola y veo un hombre me cago de miedo, hombre = terror” – Natalia Briceño 

“Cuando camino detrás de alguna toso y pretendo hablar por teléfono para que sepa que soy mujer y no sienta tanto miedo” – Arianna 

Estos son algunos de los comentarios recopilados, y hay muchísimos más, muchísimas ideas y tácticas para defender ante un acoso que no es más que una falta de educación ante la sociedad. 

Pero los comentarios de hombres soprendidos también se hicieron escuchar y es que tambien hay un porcentaje de hombres que no están conscientes de que las mujeres seamos acosadas a tales niveles y con tal frecuencia. 

Nos falta más volumen, más seguridad al defendernos y más campañas de concientización, que no solo enseñen a la mujeres costarricenses cómo defenderse, sino también que se eduque a los hombres para respetar, y para entender que no existe ningun nivel de derecho, para gritar o tocar a un cuerpo que no es suyo. 

Acerca de LaViaCR

LaViaCR
La Vía.CR - Es el medio de comunicación digital y multimedia - universitario de la Universidad Latina de Costa Rica, un espacio herramienta y laboratorio para la comunidad universitaria.